Jueces y funcionarios denuncian el mal estado de juzgados de toda España

22 diciembre 2014.-

El diario El País recoge en sus páginas la pregunta que el diputado de  UP y D, Carlos Martínez Gorriarán, le hizo al ministro

Depósito de pruebas en el baño de los juzgados de Torrejón de Ardoz (Madrid)

Depósito de pruebas en el baño de los juzgados de Torrejón de Ardoz (Madrid)

de Justicia en el Congreso de los Diputados, acerca de la falta de medios materiales y el lamentable estado en el que se encuentran numerosos juzgados en toda España.  Catalá se escudó en que el 80% de las sedes judiciales no dependen de su departamento, sino de las comunidades autónomas que tienen transferidas las competencias en materia de justicia. “En los presupuestos para el año 2015 (…) hay un incremento muy relevante en el presupuesto de inversiones para mejorar los edificios y para incorporar las nuevas tecnologías en la oficina judicial, que es otra de las cosas que tenemos pendientes”, aseguró el ministro, después de que Gorriarán le acusara de preocuparse únicamente de la justicia para “recaudar” (por las tasas judiciales) o para “controlarla” e “impedir que entre a fondo en los escándalos de corrupción”.

Algunas situaciones especialmente graves de los juzgados han requerido la intervención de la Inspección de Trabajo. Este organismo clausuró en 2011 los juzgados y el Registro Civil de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) tras la aparición de un socavón en el vestíbulo del inmueble. Y el pasado marzo detectó en la sede judicial de San Fernando (Cádiz) cables por el suelo en contacto con papeles y ausencia de vías de evacuación en caso de incendio. En Guadalajara capital, esta semana los funcionarios han realizado protestas por la baja calidad del aire y las radiaciones electromagnéticas de unos transformadores que alberga el edificio de la plaza Beladíez. También órganos de gran relevancia como la Audiencia Nacional, que a mediados de 2015 estrenará la reforma de su sede, sufre notables deficiencias.

Cuartos de baño convertidos en archivos permanentes de sumarios y elementos de prueba, ventanas tapiadas con cartones, cables por los suelos, estanterías vencidas por el peso de los sumarios, desprendimientos de techos, goteras en sótanos y otros desperfectos constituyen el ámbito de trabajo de numerosos jueces y funcionarios.

Estas deficiencias, que afectan a la seguridad y a la salud laboral de quienes trabajan en estos edificios, y también al resto de usuarios de la administración de justicia, no son exclusivas de sedes pequeñas o alejadas de los grandes núcleos. El pasado abril, un incendio afectó a la azotea de los juzgados de lo Social de Madrid, en pleno centro de la capital, y en octubre el fuego arrasó los archivos del Instituto de Medicina Legal y de tres juzgados de Palma de Mallorca, un edificio de apenas dos años de antigüedad.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.