La educación pública de nuevo caballo de batalla entre los partidos políticos

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) aún no ha terminado deLeyWert implantarse y ya se tramita su paralización en el Congreso de los Diputados. Esta ley, conocida como ´ley Wert´, se aprobó con el único respaldo del Partido Popular defendiendo que su objetivo es mejorar la educación y reducir la tasa de abandono escolar temprano, que al inicio de la legislatura se situaba en el 26,3% (muy por encima de la media de la Unión Europea)

El PP ha sido el único partido que se ha opuesto a la proposición de ley del PSOE. El resto de los grupos parlamentarios, a excepción de Ciudadanos que se ha abstenido, ha votado a favor de frenar la implantación de la LOMCE. Así, los partidos que han mostrado su firme disposición a derogar la LOMCE superan ya en el Congreso la mayoría absoluta necesaria (176 escaños) para modificar una norma de rango orgánico alcanzando los 186 escaños. Una vez admitida a trámite la proposición de ley, habrá que abrir un plazo de presentación de enmiendas tanto de totalidad, que tienen que incluir un texto alternativo, como al articulado. Dicho plazo es susceptible de prorrogarse a instancias de los grupos y por acuerdo de la Mesa de la Cámara, donde PP y Ciudadanos tienen mayoría absoluta. Después, el texto y las enmiendas deberán discutirse en ponencia, comisión y nuevamente en el Pleno del Congreso antes de enviar la ley al Senado, donde se empezará de nuevo el proceso, y donde el PP tiene una holgada mayoría absoluta. Todo ello si no se disuelven las Cortes el 3 de mayo, y si no hay que repetir elecciones, pues en ese caso la reforma quedaría sin tramitarse.

Paralizadas las evaluaciones de mayo
La paralización de la ´ley Wert´ traería muchas complicaciones para profesores y alumnos, especialmente porque aún no se ha formado un Gobierno. La incertidumbre política ya pasa factura a muchos centros en los que el profesorado no sabe a qué atenerse para preparar el curso del año que viene.

Las fases de la LOMCE ya implantadas, las que afectan a toda primaria y a los cursos impares de secundaria y bachillerato, se mantendrían de momento, porque de lo contrario se produciría un vacío legal, pero si se paraliza se paralizarán las “reválidas”, las evaluaciones externas de 6º de Primaria y 2º de Bachillerato. Si se paraliza la ley se paralizarán las evaluaciones externas (más conocidas como ´reválidas) de 6º de Primaria, prevista para mayo, y la de 2º de Bachillerato, cuya entrada en vigor está prevista para el próximo curso.

Los sindicatos piden reflexión, cordura y sosiego
El sindicato de la enseñanza pública ha lanzado un comunicado en el que manifiesta que aunque han sido muy críticos con la actual reforma educativa, “para derogar una ley hay que tener preparada una norma que la sustituya. Y tampoco es solución la vuelta automática a la LOE, que recoge todos los postulados del modelo LOGSE, ya superados y que no sirve para dar respuesta a la necesidad de un sistema educativo moderno y de calidad, desde la equidad”.

Para esta organización la paralización de la LOMCE sin que se aborde una nueva ley solo produce un perjuicio al alumnado y confusión entre el profesorado, ante un próximo curso escolar que está a la vuelta de la esquina y sin tiempo para hacer los ajustes y cambios curriculares imprescindibles para su puesta en marcha.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.